¿Qué tipos de licencia de Software existen?

como licenciar un software

¿Sabe cuántos tipos de licencias de software hay? ¡Vamos a ayudarle a clarificar esta cuestión! La clasificación de las licencias de software no suele constituir un tema que resulte familiar para la mayoría de personal de IT, de modo que en este artículo vamos a proporcionar toda la información necesaria de la mano de nuestros expertos. ¡No se lo pierda!

Principales tipos de licencias de software que existen

Una licencia de software es un contrato entre el licenciante que posea los derechos de explotación y distribución sobre el software, y la organización o usuario final que vaya a utilizarlo como licenciatario, con la finalidad de regular y restringir la manera en la que puede emplearse. El licenciatario, por consiguiente, no es poseedor del software sino que adquiere el derecho para utilizarlo bajo unas determinadas condiciones. En la práctica todos los productos de software incorporan una licencia en virtud de la cual los fabricantes estipulan los términos y condiciones para su uso.

Existen diferentes tipos de licencia de software, que normalmente están incluidos en las siguientes categorías:

  • Tipos de licencias de software propietarias o comerciales: su característica principal es que el fabricante permite el uso de una o varias copias del software reguladas por un acuerdo de licenciamiento. Resulta habitual que el usuario final no pueda modificar el software ni redistribuirlo a terceros.
  • Tipos de licencias de software Open Source: el uso del software es abierto para todo el mundo, así como su modificación y distribución, no implicando usualmente un coste económico. Hay dos grupos principales:
  • Tipos de licencias de software permisivas: pueden ser redistribuidas indistintamente como libres o privativas.
  • Tipos de licencias de software Copyleft: diseñadas con el objetivo de propiciar el libre uso y distribución de una obra, al exigir que los licenciatarios preserven las mismas libertades originales al redistribuir sus copias.

Los tipos de licencia de software propietario más comunes se basan en el número de usuarios o dispositivos, así como en características propias de servidores como la capacidad de procesamiento. De este modo, la métrica contratada reflejará si ha de dedicarse una licencia para cada máquina, si ha de limitarse el software a determinadas partes de éstas – como un socket o un core – o si depende de los usuarios que lo utilicen en la forma de usuarios nominales, usuarios concurrentes, etc.

Por otra parte, las licencias propietarias pueden determinar que el software sea utilizado únicamente en determinados entornos (Producción, Test, Desarrollo), que esté restringido a una aplicación única o que preste servicio en una ubicación geográfica concreta.

tipos de licencias de software

Principales tipos de licencias de software propietario

Los documentos de titularidad asociados a cada fabricante reflejan las métricas de las licencias de software, que se utilizan para cotejar la utilización real de un programa concreto con los derechos de uso adquiridos. En este contexto pueden citarse, a modo de ejemplo, los siguientes tipos de licencia más habituales vinculados al suministro de productos de los principales fabricantes:

Usuario

Permite acceder a las funcionalidades del software a un número concreto de usuarios diferentes. A efectos de computar este número de usuarios han de tenerse en cuenta todas las instalaciones existentes para este software, de manera que tanto el acceso a diferentes instalaciones como el realizado desde distintos dispositivos contará como una licencia única.

Usuario nominal

Posibilita el uso del software a un conjunto determinado de usuarios identificados. Es frecuente que estas licencias puedan transferirse entre usuarios bajo ciertas circunstancias.

Usuario concurrente

Facilita el acceso potencial al software por parte de cualquier usuario, pero limita el número de usuarios que puede utilizarlo de manera simultánea. Hay que resaltar que, al igual que sucede en el caso anterior, si se alcanzara el límite máximo contratado, el software no tiene por qué estar diseñado para impedir el acceso de posteriores usuarios. Este hecho constituye un inconveniente en sí desde el punto de vista del licenciamiento, ya que podrá presentar problemas en el caso de una revisión por parte del fabricante. Por el contrario, sería deseable que una vez alcanzada la máxima concurrencia cualquier intento de acceso posterior fuera denegado con el correspondiente mensaje de aviso que identifique la causa.

Procesador

La capacidad para utilizar un programa se regula a través del número de CPUs o sockets sobre los cuales se ejecute el software, y no en el número de cores físicos o procesadores lógicos que estén asignados a la máquina o máquinas que alojen el propio software.

Ponderación en función del número de cores o procesadores

El software puede desplegarse en un entorno cuya capacidad máxima de procesamiento se calcula en base a algún factor multiplicador sobre los cores o procesadores del servidor, ya sean físicos o virtuales. Algunos fabricantes consideran los sockets disponibles y otros los cores o procesadores virtuales asignados. Este tipo de métricas se han hecho bastante habituales en instalaciones orientadas a data centers.

software

Dispositivo

Se permite la realización de un número de instalaciones máximo, autorizándose que el software de desinstale en un equipo y se instale en cualquier otro dispositivo, siempre y cuando el número total de instalaciones no exceda el número de licencias adquiridas.

Evaluación

Hace posible instalar y utilizar un programa a efectos de prueba. Este uso puede ser ilimitado en el tiempo, ofrecer funcionalidades reducidas o incorporar cualquier tipo de restricción para impedir su puesta en marcha en un entorno productivo. Una vez que haya concluido la fase de evaluación podrá adquirirse una licencia definitiva, desinstalar completamente el software para que no sea considerado en posibles revisiones o, en el caso de que tuviera configurada una limitación temporal, dejaría de funcionar automáticamente.

OEM

Su objetivo es dar cobertura a aquel software que se distribuye junto con el hardware en el que se ejecuta, y que está orientado a funcionar única y exclusivamente sobre él. Por consiguiente, estas licencias están plenamente vinculadas a la vida útil del hardware y no son susceptibles de transferirse a otros dispositivos diferentes.

Corporativa

Brinda la posibilidad de instalar el software un número ilimitado de veces en una entidad. Un acuerdo de uso corporativo viene a articularse como una barra libre de licencias, aunque en la realidad suelen existir limitaciones que restringen de alguna manera dicho uso ilimitado.

Cliente-servidor

Consiste en la posibilidad de permitir el uso de un determinado software en un servidor teniendo en cuenta simultáneamente los dispositivos manejados. En muchos casos este tipo de licencia puede requerir a su vez una licencia de acceso de cliente (Client Access License o CAL). De hecho, en un modelo de licenciamiento basado en servidor y CAL, deberán adquirirse licencias diferenciadas para el servidor, ya sea físico o virtual, y para conceder acceso a todos los usuarios o dispositivos que requieran hacer uso del software.

Suscripción

En este supuesto se incluyen las licencias sobre las cuales existe un derecho de uso solo durante el tiempo que esté activa una suscripción. De este modo, no existe la capacidad de uso durante periodos anteriores o posteriores, a no ser, por supuesto, que se renueve la propia suscripción.

Créditos de nube

Se trata de unidades de medida requeridas para llevar a cabo determinadas tareas o adquirir derechos para ejecutar ciertas aplicaciones que comercialice un fabricante en la nube, y que conllevan normalmente la existencia un modelo de suscripción.

fabricantes de software

¿Por qué es importante conocer los tipos de licencias de software?

Los anteriores son los tipos de licencia más representativos y cuya adopción resulta más frecuente por parte de las empresas. Hay que tener en cuenta que las métricas más habituales en los data centers suelen basarse en cores o procesadores y usuarios, mientras que en los puestos de usuario predominan los dispositivos o las suscripciones por usuario.

Para los fabricantes resulta crítico diseñar el tipo de licencia de software con precisión para proteger sus derechos de propiedad intelectual y ser capaces de generar el máximo beneficio de su comercialización. De hecho, durante los últimos años los fabricantes han evolucionado sus métricas de licenciamiento haciéndolas más complejas, promoviendo además una apuesta por modelos de suscripción para asegurarse un mayor vendor lock-in y que los clientes utilicen las últimas versiones de sus productos.

Al mismo tiempo, los usuarios finales han de conocer con profundidad el modelo de licenciamiento contratado, debiendo ser extremadamente precavidos en no incumplir sus términos y condiciones, en cuyo caso podrían acaecer importantes sanciones.

Es previsible que los fabricantes de software continúen introduciendo nuevas métricas de licenciamiento cada vez más complejas con el objetivo de incrementar sus beneficios, si bien es cierto que en muchas ocasiones sin dar la difusión adecuada a sus clientes para que éstos estén en disposición de conocer con exactitud sus derechos y a qué riesgos se exponen.

Los acuerdos de licenciamiento pueden llegar a hacerse ciertamente complejos, requiriéndose cada vez más un apoyo legal para gestionarlos y cotejarlos con el software instalado y/o en uso. Si necesita cualquier tipo de ayuda para definir qué tipo de licencias de software se adapta mejor a su situación o si desea adecuar su infraestructura para optimizar el licenciamiento, no dude en contactar con el equipo de especialistas de EVERGREEN COMPLIANCE.